28 de marzo de 2011

No lights, please.

Escuchar: The Devil's Tears
Una larga hora menos para dormir. Siento como si en cada uno de mis parpados tuviese sentada una gorda, meneando sus orondas patas, hacia arriba y hacia abajo, moviendo la cabeza, hacia un lado y hacia el otro. Con una sonrisa perversa dibujada en la cara.

No siento fluir la cafeína por mis venas, y eso me lleva ha hacer estupideces mirándome en el espejo del ascensor. No quiero ni imaginarme el día en el que algún vecino me encuentre en pleno acto. Aunque una vez, me encontré al vecino del 2º explotándose un grano. Espero que se le infectara.

Mis padres apuestan por el ahorro de energía, y para ello han decidido que ahora en adelante van a comprar bombillas de bajo consumo LED.¿El problema? La bombilla no entra en mi flexo, dejando así, media bombilla fuera. Tengo que reescribir un trabajo de Historia y la bombillita de los c***nes me está dejando aun más ciego.

Mañana a las ocho de la mañana, el señorito Linde se me marcha. Esta semana va a ser extraña sin él. Aunque espero que lo disfrute y se lo pasé genial. A pesar de que no va a estar aquí, ya me ha mandado a que le compre algo, eso sí que es amistad.
Bon voyage petit Linde!



1 comentario:

  1. Yo también tengo la misma sensación en los parpados.

    ResponderEliminar